Skip to content
¿Hay diferencias entre el Vidrio y el Cristal?
El cristal y el vidrio son dos materiales que solemos confundir. Son muy parecidos a simple vista, pero con grandes diferencias. En este artículo explicamos cómo distinguirlos y cómo reciclarlos correctamente.
 
VIDRIO

100% reciclable, fabricado y duro 

  • Es duro, transparente y tiene una estructura atómica irregular o amorfa. Se compone de arena de sílice, carbonato de sodio y caliza. Este material también puede formarse de forma natural, aunque es poco habitual, dado que las condiciones para su formación son complicadas, por lo que generalmente se fabrica: es el resultado del proceso de fusión de los diferentes materiales mencionados anteriormente, fundidos a 1500ºC. El vidrio se rompe en pequeños fragmentos no cortantes.
  • Debe depositarse en el contenedor de reciclaje verde. 
  • Puede reciclar eternamente. 100% reciclable
  • Se usa para hacer botellas, ventanas, gafas, telescopios, cámaras, mesas, espejos…
CRISTAL

No reciclable, natural y muy transparente

  • Es un material que proviene de la naturaleza y se forma gracias a solidificación de material fundido que se enfría, por precipitación de sustancias disueltas o por sublimación de gases. 
  • Es un sólido perfecto con una estructura atómica regular (ordenada y repetitiva) que genera formas simétricas. 
  • Contiene óxido de plomo que determina su característico sonido y brillo, cuanto más óxido de plomo, mejor calidad de cristal. El cristal se rompe en fragmentos con aristas definidas y cortantes.
  • No se puede reciclar, por lo que debemos tirar los elementos de cristal en el contenedor de residuos de color gris. En el caso de objetos de gran tamaño pueden llevarse al punto limpio.

TIPS PARA DIFERENCIARLOS:

El truco para saber diferenciarlos rápidamente. 

Coge tu vaso o recipiente, dale un pequeño golpe con el dedo. Cuando el sonido que oyes es un “ping” corto querrá decir que es vidrio, pero si por lo contrario, oyes un “ping” largo, querrá decir que es cristal.

1.- El trazo más distintivo es el grosor. El cristal es mucho más fino que el vidrio. 

2.- Debido al plomo, el cristal tiene un nivel de transparencia superior. Mayor el nivel de plomo, mayor la transparencia. Brilla mucho más a contraluz. 
4.- El vidrio tiene una superficie más áspera por su proceso de modelado, el cristal, al contrario, es más liso. 
5.- El sonido generado por el cristal al darle en un pequeño borde es más largo y melodioso, respecto al vidrio. 

Es muy importante conocer estas diferencias para reciclar correctamente
Os animamos a reutilizar las botellas de vidrio y fomentar la #economiacircular, consulta el artículo de 
Circular Thinking y darle una nueva vida a los recipientes de vidrio que estén vacíos. El mejor residuo es el que no se genera.

FUENTES:

https://hablandoenvidrio.com/mitos-del-reciclaje-el-vidrio-no-es-cristal/

https://www.juvasa.com/es/historia-del-vidrio

www.ecovidrio.com

https://hablandoenvidrio.com/mitos-del-reciclaje-el-vidrio-no-es-cristal/

https://www.friendsofglass.com/es/design-es/cual-es-la-diferencia-entre-vidrio-y-cristal

Midiendo la sostenibilidad

El plástico es un problema invisible. Parecía una cuestión meramente ecológica, pero lo hemos saturado hasta tal punto que nuestros mares nos lo están rebotando hasta el plato. 

Según el CSIO, Agencia Científica Nacional Australia, hay 14 millones de toneladas de trocitos de plástico con un tamaño menor a 5 milímetros en las profundidades del océano. El doble de la cantidad de contaminación plástica estimada en la superficie. 

Según Esther Garrido, profesional de inocuidad alimentaria para el Departamento de Pesca y Acuicultura de la FAO: «No hay técnica de laboratorio consensuada para determinar la presencia de microplásticos ni cuantificar por ejemplo en alimentos, eso es una laguna muy importante”. 

Plástico en el menú
David Talens Perales  - Greenpeace
¿Sabes cuántos microplásticos ingieres en tu dieta? 

Son difíciles de apreciar a simple vista y más aún en el fondo del mar profundo donde la luz no llega, pero pueden ser visibles en la línea de escombros en las playas, en la orilla del agua y en el sistema digestivo de la fauna marina. Los animales marinos ingieren microplásticos porque son filtradores -caso de mejillones, ostras, almejas o navajas– o porque los confunden con alimento, como ya se ha detectado incluso en grandes pescados como el atún o el pez espada. 

Marta Coll, la investigadora y doctora del CSIC comenta que “Más de la mitad de las anchoas tienen microplásticos. Concretamente, el 60% de las sardinas y anchoas del Mediterráneo Occidental llevan microplásticos en sus intestinos”.

El plástico no desaparece, sino que se va descomponiendo en micropartículas, que son difíciles de detectar y que contienen sustancias tóxicas. Cuando las micropartículas plásticas se encuentran en el mar son fácilmente ingeridas por los organismos marinos que viven cerca de la superficie del océano y que normalmente se alimentan de zooplancton; la ingesta de plásticos les provoca cambios hormonales.

¿Por qué prefieren el plástico al plancton?

Sugieren que las partículas de microplásticos tienen algún componente químico o visual que desencadena en los peces una respuesta y les incita a ingerirlos. Ésto les comporta obstrucciones intestinales y disminuyen sus ganas de comer, afectando a su crecimiento y productividad. 

Hora de elegir, ¿Planeta o Plástico?

Lamentablemente, la crisis del Covid-19 está dejando a su paso un aumento en los plásticos desechables, lo que supone un nuevo paso atrás. 

“Es importante comprender que una crisis (sanitaria) no puede incrementar otra (plásticos)”, aseguran desde Plastic Free July  y Julio Sin Plástico.

Nuestra salud está cada vez más condicionada y bajo riesgo por la proliferación de los plásticos que nos rodean, especialmente los envases de alimentación. En la orina de personas de las Islas Baleares y Cataluña se han detectado hasta 21 sustancias derivadas del plástico de un solo uso provenientes de la alimentación envasada. Rezero presenta Salud de Plástico, una campaña pionera de concienciación y sensibilización en torno a la problemática específica de los plásticos en la salud humana. 

Resultados del análisis de las concentraciones en orina de ftalatos y compuestos fenólicos dentro de la campaña ‘Salud de Plástico’ 2019

CURIOSIDADES
  • La franja litoral de Barcelona es la 2ª con más vertido de plástico en el Mediterráneo, con una acumulación diaria de 26,1 kilos por km, según el estudio de WWF ‘Stop the flood of plastic’
  • La buena noticia es que la Eurocámara aprobó la directiva en la que se prohíbe la venta de ciertos productos de usar y tirar a partir del 2021
La «pesca fantasma» captura de animales en redes abandonadas. 
Una grave amenaza para las tortugas marinas. Jordi Chias  
Greenpeace  
La transformación hacia un modelo circular

La transición de una economía lineal a una circular es imparable

El modelo económico lineal «Producir, Consumir y Tirar» está transformándose tímidamente en un modelo circular, una nueva forma de generar valor económico, ambiental y social más responsable y sostenible. La transición hacia un sistema más sostenible será complejo y requiere de una economía colaborativa.

Por ello, apostamos por una metodología basada en la relación entre agua, energía y residuos, que permita llevar a cabo distintas acciones para reducir, reutilizar y reciclar los recursos. Por ejemplo: rellenar una botella de vidrio o acero inoxidable reutilizable y rellenarla o bien reaprovechar el agua y darle otro uso.

Pasamos de las 3R´s a las 7R´s:

  • Rediseñar. Introducir la ecología en el diseño con el objetivo de fabricar productos teniendo en cuenta criterios ambientales. 
  • Renovar. Dar otra oportunidad de vida. Intentar actualizar objetos para reutilizarlos o para que tengan una nueva función.
  • Reutilizar. Volver a utilizar los productos con el mismo o diferente uso, para alargar su vida útil. Tras haber gestionado el recurso a ser redistribuido de la forma más adecuada.
  • Reparar. Aprovechar los recursos de los que disponemos. Antes de rechazar un producto, intentar repararlo para que vuelva a realizar su función.
  • Reducir. Consumimos mucho y muy rápido sin dar valor a las cosas. Reducir la cantidad de productos que consumimos como los residuos que generamos.
  • Recuperar. Consiste en recoger los materiales que anteriormente han sido usados para reintroducirlos en el proceso de producción y darles una segunda vida. 
  • Reciclar. Transformar los desechos en materias primas para crear nuevos productos. 

El agua, el mejor ejemplo de economía circular:  Es  más visible y evidente de ciclo de aprovechamiento de un recurso natural.

«Avanzar hacia una economía circular no es solo posible sino rentable» Janez Potočnik, excomisario europeo de Medio Ambiente. La economía circular se ha convertido en la solución más efectiva para hacer frente a los desafíos de la sostenibilidad en las ciudades. Y para lograrlo la población debe ser consciente de su responsabilidad y cambiar sus hábitos de consumo. «Hay que trabajar nuestra conciencia como ciudadanos y cambiar nuestro chip y empezar a repensar nuestros patrones de consumo», Adriana Zacarías, una de las responsables de ONU Medio Ambiente. 

El Covid ha provocado dar prioridad a la salud y a la sostenibilidad. Así lo muestran estudios como el que realizó Accenture el pasado mes de abril. Su encuesta, realizada a más de 3.000 consumidores de 15 países, reveló que los hábitos de consumo se han modificado primando el impacto medioambiental y el bienestar propio y colectivo

Fuentes: Fundación Economía Circular, Ellen Macarthur Foundation, Crea Futur, El Mundo

Subscribe toour newsletter!

Change the appearance and position of the popup according to your vision.